lunes, 29 de septiembre de 2014

"La flexibilidad en la creación cinematográfica"

Entrevista a Ángel Loza.Por Carmen Nikol.


El premiado cineasta (filmmaker), Ángel Loza (Goya 2009), llega al Madrid de la “movida madrileña” a sus 18 años y empieza a experimentar con el cine Súper 8 mm, así como con la fotografía y con el vídeo. Guionista y productor de casi todos sus trabajos, éstos han sido reconocidos en diferentes puntos del planeta. Es autodidacta y sus películas tienen un alto grado de compromiso social: una mirada crítica y punzante se destila en toda su obra y su inquietud y versatilidad se desarrollan sin escatimar energías.


Ángel Loza, Primeos Goya 2009
Ángel, tu obra cinematográfica toca temas tan variados como el Cortometraje Documental (género con el que ganaste un Goya en 2009 gracias a "Héroes. No hacen falta alas para volar" con el que te adentras en la historia de nuestro amigo común, el excelente DJ Pascal Kleiman), el primer capítulo en 3D de la serie infantil "Nina y Kiko" (proyecto en el que aún trabajas y que es un gran ejemplo de instrucción en valores) y con tus trabajos en Super 8 mm film, entre otros muchos como el documental "Wake up! ¿Qué harías tú para cambiar el mundo?" (debajo de la entrevista, dejo detallada tu biofilmografía).

Tu versatilidad, tu flexibilidad, y tu buen gusto se hacen patentes en cada paso que te permites dar. ¿Hay algo que te limite dentro de la industria?

La verdad es que no, creo que no hay que poner, ni ponerse límites. La creatividad es libre, es mágica, es extraordinaria… Por otra parte para realizar cualquier proyecto hace falta financiación, por supuesto, ahí es donde pueden estar los límites.

Entonces, para emocionar y ablandar el flujo de dinero de los posibles inversores, ¿Qué puedes hacer "a priori"?

Hacer las cosas con y desde el corazón… para mí, no hay otra: ahí está todo. Los productores y/o financieros que tengan que llegar, llegarán. Se sumarán al proyecto y serán los adecuados.

Rafa Loano, Ángel Loza, Joaquim de Almeida y Miguel Chang.
 
¿Qué te mueve a la hora de escoger los miembros de tu equipo de trabajo?

Bajo mi punto de vista, priman tanto la calidad humana como la profesional. Creo que un equipo bien formado y coordinado, en el cual todo el mundo se encuentre a gusto en su puesto, influye sobre la obra… lo tengo clarísimo, de hecho.

Para mí, haber trabajado con mi padre en varias de mis obras ha sido una experiencia muy especial. También con Joaquim de Almeida, con Miguel Chang, con Rafa Lozano, con mi hijo Rodrigo… todos familia para mí. Como antes me comentabas que te contara anécdotas, te digo que hay muchas, pero te contaré ésta (primera vez que lo declaro). Poco antes de la filmación de “Hombres tranquilos”, y estando la producción a puntito de entrar en fase de rodaje, recibí una llamada de Joaquim de Almeida (protagonista de la película) en la que me tansmitía que estaba en la selección para protagonizar una película en Los Ángeles con Ray Liotta. Eso implicaba que la planificación del rodaje tendría que ser aplazada y... ¡A saber hasta cuándo! Yo me encontraba muy mal ese día por la noticia, así que me fui a despejarme a un bar,muy cerquita de la zona de Alonso Martínez. En dicho lugar había una de esas máquinas de preguntas culturales, deportivas... y me puse a jugar. Elegí cultura y, en particular, cine. La pregunta que salió fue ésta: ¿Cómo se llama el actor que interpreta al personaje antagonista de Antonio Banderas en la película ´Desperado´? Y allí, entre las cuatro o cinco respuestas posibles, estaba el que después se convertiría en mi hermano: Joaquim de Almeida. Para mí fue una señal tan clara que, en ese mismo momento, sonreí y dejé de jugar, comprendiendo que no habría problema y que el rodaje se iniciaría en las fechas acordadas en el plan de rodaje. Y así fue: Joaquim no fue seleccionado finalmente para la producción y nosotros pudimos seguir avanzando con el proyecto, tal como estaba planificado. El “UNIVERSO” es así…

¿Hay algo que hayas aprendido en el cine, a nivel humano o relacional, que no se te haya revelado tan claramente en la vida "real"?
Creo que siempre estamos aprendiendo y creciendo, aunque en algunos momentos no lo parezca. Todo es por algo.
Vanesa Castaño, Víctor Sandoval y Ángel Loza
durante el rodaje de la película documental,
con escenas dramatizadas, "El Escorial y el poder".
¿Qué directores, productoras, actores, actrices, conceptos o films son los que han pasado por tu carrera dejando una huella contundente que te han obligado a reflexionar en tu intimidad? ¿Qué han conseguido en ti?

Todas y todos (las obras, los compañeros y los equipos) han dejado huella en mí. ¿Cómo no va a influenciar en ti algo con lo que estás en comunión? Es inevitable. Con cada una de ellas la relación ha sido tan intensa que estarán en mí para siempre: han sido forjadas con mucho esfuerzo y con mucho sacrificio, pero sobre todo con pasión, honestidad y fuerza.
Joaquim de Almeida, Anastasia Merieux
y Ángel Loza durante el rodaje de "Hombres tranquilos".
Si tuvieras que tener a un becario o becaria a tu cargo, ¿Cómo le enseñarías? Y no me lo tomes al estilo Clinton sino a una persona, con muchas ganas de aprender y que tú hubieses escogido para regalarle el legado más preciado.
 
Ya he pasado por ahí, y no me refiero a lo que le pasó a Clinton…¡Ja! ¡Ja! ¡Ja! Ha habido muchas personas que han colaborado a diario en algunas de las productoras que fundé y por supuesto en muchos proyectos. Soy yo el que agradece que estuvieran a mi lado en esos momentos. Por cierto la palabra becario no me gusta.

Si tuvieras que promocionar un concepto de los ligados a la flexibilidad (la ductilidad, la flexibilidad física, la política, la educacional..., la fronteriza) ¿Cuál crees que sería la que más se acercaría a tu sino?
TAO. Ésa es la respuesta (ver vínculo cliqueando sobre la palabra).

Por último, Ángel, ¿Tienes algún proyecto entre manos ahora mismo?

Anna Sacchi, MChiara Scappaticcio, Rodrigo Loza,
Ángel Loza, Vandana Shiva, Román Miquel y Rubén Barceló.

En este momento estamos preparando una pieza que tendrá una duración de dos minutos. El título: "KATHUN". Está producida por Alicia Sinde y María Velesar. Es un alegato a los derechos humanos, en especial a los derechos de los niños y, más concretamente, de las niñas en India. Espero que os guste.



Biofilmografía:


Hasta la fecha, sus obras más destacadas son:
1985 LATIDOS
1986 SUCESO
SAL DE LAS DROGAS EN 24 HORAS
1987 ¿DÓNDE ESTÁ ROBIN HOOD?
1988 SALTO DE EJE
1989 ¡GLOUP! ¡GLOUP!
1991 CITY, CITY, PUFF
1994 IS `PORRONES´ DEAD?
1995 LA BODA
1996 DETERLUX
SPEEDO
1997 IN-SATISFACTION
2002 HOMBRES TRANQUILOS
2003 EL MUNDO DE LOS SUEÑOS
2004 ¿QUÉ SERÁ?
SILENCIO EN LOS CORAZONES
DIFERENCIAS
COSAS QUE NO CAMBIAN
2006 / 2007 EL ESCORIAL Y EL PODER
MI SOLEDAD (JOAQUÍN CORTÉS)
2007 HÉROES. NO HACEN FALTA ALAS PARA VOLAR
2008 MI VIDA X MIL EUROS (DOCUMENTOS TV / TVE)
2009 NADA ES IMPOSIBLE
2010 / 2011 NINA Y KIKO
2013 ANTES DE QUE SEA DEMASIADO TARDE (En postproducción)
BREAK (En postproducción)
2011 / 2014 WAKE UP! / ¡DESPIERTA! (En postproducción)
0.0 (En desarrollo)
KATHUN (En desarrollo)
14:20 (En desarrollo)
ALMAS GEMELAS (En desarrollo)

Links:

angeloza.blogspot.com.es/
facebook.com/angel.loza1
twitter.com/ANGELLOZA


Entrevista realizada por Carmen Nikol

carmennikol@gmail.com




domingo, 28 de septiembre de 2014

La flexibilidad vs. "Dime con quién andas y te diré quién eres"

Dice un dicho, muy typical Spanish, que... dime con quién andas y te diré quién eres. A mí, por prudencia y por querer mirar por mi propio bien (sin duda), me lo decía mi amada madre (valga decir aquí que era -y es- una mujer de armas tomar con un corazón enorme y un sistema de vida durísimo, pero adorablemente cordobesa y gran influencia para mí; me tuvo ya muy mayor y se lo agradeceré siempre).

El caso es que me lo decía respecto a una amiga que se ha quedado entre mi repertorio de amistades de la infancia y de la juventud. Ese repertorio que se cuenta con 5 deditos de una mano y que es el de los amigos más amigos. Aquéllos que siempre tendrás ganas de buscar, cuando tengas la ocasión, por muy lejos que estén hoy en día... y esa ocasión se encuentra.

"Buen trabajo" Acrílico sobre tela / 2013 35 x 35 cm Good job Acrylic on canvas / 2013 35 x 35 cm. Juan José Jurace




















Bien podréis imaginar que no estoy del todo de acuerdo con este dicho. No me hacen los clanes que no permiten entrar ni salir sin pagar un canon de entrada o salida, a no ser que sea un negocio o una comunidad de gentes abiertas que se reúnen por algún motivo. Eso es otro cantar que, con esas tipologías. estamos hablando del pan de cada día y del gustito de la alegría de la huerta de cada uno (o de cada una) o bien estamos haciendo referencia a una forma de aprender y compartir (véase una próxima entrevista a Rafael Casero sobre la simbología masónica). Pero, vamos que... por puro gusto de excluir y de "enclanarse" (permitidme la licencia), veo que puede ser el fruto del miedo, de la reserva y de la cobardía. Las tres opciones son, para mí, mucho peor que el entendimiento, la flexibilidad y la selección tras la evaluación. Pues, sin experimentar los casos concretos de lo que se acerca o de lo que se va (la casuística, vamos...), no es factible comprender qué se cuece en nuestras membranas, en nuestras fibras más íntimas y personales.

Clanes escoceses
¿Qué sería de la cultura, de su avance, si no fuese por conocer lo que nos es ? O lo que es menos cercano y, por tanto, a lo que no nos acercaríamos o con lo que no nos mezclaríamos ¿Serían, acaso, solo tradiciones?

Lo que hacemos en el pueblo y con el pueblo está requetebién, no me confundan ustedes en esta divergencia. Yo he vivido cantando en los pueblos, en verbenas y fiestas populares. Y me encanta ver esas caras (las más sanas, claro; que de borrachos acabé hasta la coronilla)... caras ilusionadas entre los juegos, las festividades y las muchas canciones, músicas y tradiciones. Pero, de eso a vivir solamente feliz entre la gente del pueblo y sin querer ir más allá... pues ¡Fíjense! No hubiésemos llegado jamás a las ciudades, ni a la tan querida y odiada globalización. Los mercados hubiesen sido siempre para los mismos, los productos y los miedos hubiesen sido siempre ubicados en lo que en las provincias de Valencia nombran "la contorná" y poco más... No hubiese sido realista. Sino, hablen ustedes con la realidad y ésta les dirá que tuvieron que irse a descubrir si podían ganarse la vida los pobres en otros lares (sobre todo en las ciudades) a pesar de no querer mezclarse con los demás. Y funcionó. Se mezclaron y conocieron a otros de ésos que era mejor no andar con ellos no fuera a ser que se aplicara el dicho del "Dime con quién andas y te diré quién eres".

Dime con quén andas y te diré quién eres
Así que, con el tiempo, la raíz popular del refranero ha pasado a ser más aplicada entre padres y abuelos, madres y abuelas, que han querido afinar la puntería entre su descendencia. Para que no tuvieran la tentativa de jugar con lo nuevo y diferente, lo ajeno a la familia y a la educación cercana. Al menos no sin pagar el precio del miedo.

Esto ha resultado un uso escaso y moribundo del dicho, pues cada vez hay más escuelas y gentes ligadas a la calle (y no hablo de las meretrices, sino de la gente de a pie), con las que nos mezclamos nosotros y los pequeños; y que nos enseñan que, aún siendo diferentes (y, por tanto, no muy disolubles en nuestra mezcla) tienen algo que aportarnos y nosotros que agradecer. Tanto como el caso a la viceversa.

Me decía un amigo de mi Facebook más habitual (al preguntar yo en el muro que si habían creído en el susodicho dicho del refranero) que los moralistas son excluyentes, que juntarse con todo tipo de personas no le convierte a él en esa variada tipología, que no le hace convertirse en lesbiana o gay ni en alcohólico ni demente. Y ¡Cuánta razón tiene Luis Miguel!

Claro ejemplo de la hipocresía actual... y de antaño
Allí donde esté el aprender y sopesar así como el comprender al prójimo, que se quiten los miedos y que se viva con criterio. Allí es donde estamos y hacia adonde vamos, muy a pesar nuestro. Y los que no lo hacen, viven "gracias" a la violencia, ajustando cuentas que no son suyas y demoliendo vidas que no merecen su acercamiento. Menos aún merecen poder acercarse a lo que, a priori, declinan por ser ajeno. Y, si me aprietan, digo que no son más que hipócritas que, estando buena (como dice la foto) se sorben de un trago todo lo que dicen y proclaman que no lo harían a cada viento que pasa...

Ésta es mi oda al sentido de las comunidades, de los equipos y al individualismo que se cuaja y se abre de un modo continuo.

Y, ya de tú, mejor forja tu individualidad enriqueciéndote y respetando. O vive esclavo de tus miedos. Y, sobre todo, nunca permitas que te falten al respeto. Así tendrás una información del prójimo (ése con el que podrías andar) que te ayudará a comprenderte a ti mismo y a conocer a personas con las que aprehender nuevas experiencias vitales. Te anclará más a la vida. Y cuidado con las influencias (de ahí que no estuviera "del todo de acuerdo con este dicho" porque los influenciables deberían primero aprender a no serlo o a serlo coherentes con su propia #flexibilidad).

¿Lo crees tú también así? Te invito a dejar tu comentario aquí debajo...

Escrito por Carmen Nikol

carmennikol@gmail.com@gmail.com

miércoles, 24 de septiembre de 2014

"La flexibilidad y la plasticidad"

Entrevista a Ginés Vicente Fernández.Por Carmen Nikol.


Ginés Vicente Fernández, artista plástico autodidacta y murciano, es conocido por su peculiar obra, en pintura y escultura, inspirada en los aparatos y mundos de la ciencia ficción (si bien su inteligencia y su saber hacer, dentro de su sector, son muy terrenales). Actualmente, está exponiendo en San Pedro de Pinatar (Murcia). Ha expuesto grabados monotipo (repintados con acuarela) en el "Museum Of Latin American Art" de Miami y en la feria de arte de Washington (Feria Art DC). A finales del presente año, mediante el Comisario de la Embajada China (Madrid), expondrá en Pekín.


Ginés Vicente Fernández
Ginés, tus últimas exposiciones tratan un arte que emula al mundo espacial o extra-terrestre (o eso nos parece a muchos) y abarca tanto la escultura como la pintura. Tus materiales, en ambos casos, tienen ciertas características de flexibilidad. Son dúctiles, plásticos... A nivel técnico, en general (lo que cualquier estudiante de BA haya podido estudiar) y a nivel personal (tu propia experiencia) ¿Qué destacas de los que escoges y por qué son tu elección?

La verdad es que empleo materiales muy tradicionales, en eso no soy muy original. Lo que sí intento es q no lo parezcan. Por ejemplo, esculturas hechas en madera, pero policromadas con esmaltes, con acrílicos y barnices de poliuretano: la idea es que, al final, ni se sepa cómo están hechas. El resultado final se parece más al que tendría la chapa de un vehículo que al que tendría una madera policromada o virgen. Viajar desde un material primitivo hasta un resultado final muy próximo a algo industrial. Ductilidad que me da el poder emplear ese tipo de técnica sobre un soporte tradicional.


Bodegón CF III (ciencia ficción)
En los artistas plásticos, además de conocer bien el uso de los materiales, también se reconocen otras características que comparten con los demás géneros artísticos: la creatividad. La elasticidad del creativo, en tu caso, ¿Es muy imaginativa o se rige por ciertos límites o normas? En los subgéneros (o géneros dentro del arte plástico), ¿Qué es lo que te cautiva?


Lo de la elasticidad es algo que me interesa mucho. Sobre todo la elasticidad de la imaginación de la creatividad, de los géneros en los que nos desenvolvemos los creadores. Uno de mis retos es llevar las cosas al extremo y moverme en territorios fronterizos como, por ejemplo, de las fantasías científicas.

Me cautiva, de los géneros plásticos, probar que son extremadamente dúctiles. Un ejemplo serían mis series sobre un género tan trillado como el bodegón: tomar postura y hacerlo más versátil, trasladándolo a entornos típicos de la ciencia ficción.


BiP II
De tu sector, como "industria" (como productor y expositor de arte, como generador de consumo) ¿qué te gusta y qué no? ¿Con qué eres flexible y con qué tajante?

Bueno tiene un funcionamiento muy especial. El poder está en manos de las galerías: un artista es importante según la galería que lo lleva. Es algo aberrante: dentro de lo que es el sistema capitalista, seria como si cualquier tendero tuviera todo el poder sobre un tipo de producto, el monopolio de la distribución y hasta la última palabra sobre la calidad del producto... Casi haciendo de pequeño dictador del buen gusto, de lo correcto y de lo incorrecto...

Por eso, al final, operan en función de criterios diferentes a los criterios de calidad. Por ejemplo: optan por tener plantillas de artistas para concurrir a tal o cual feria, importándoles muy poco el talento de los mismos puesto que, en definitiva, se trata de vender (por lo menos en España) al sector público, al sector del dinero público (no al público en general), a través de regalos y corruptelas a políticos. 

El arte contemporáneo se ha terminado pareciendo bastante al vino europeo: se vende cualquier cosa como arte y da todo igual porque, de todos modos, van a trincar del herario público. Hay mucha corrupción, sobre todo por este tipo de ventas. Yo he visto a un presidente de comunidad autónoma salir de una galería con un par de Miguel Barceló en el sobaco a cambio de favores.

En cuanto a con qué soy tajante y con qué flexbile: no me gusta tratar con golfos porque sé que, al final, no traen nada bueno. En eso soy bastante inflexible, por experiencia; pero, si la gente con la que pueda colaborar da muestras de algo de amor por el trabajo, entonces me entrego casi con ceguera. Estoy abierto a todo tipo de propuestas. Me vuelvo extremadamente dúctil en ese caso.

Ginés tallando una vaina
En tu vida diaria, ¿sigues una rutina de trabajo? ¿O, por el contrario, el orden te merma en la creatividad? 

Llevo un desorden ordenado. Soy perfecionista en el trabajo, pero solo en eso. Claro... una buena dosis de horas al día es lo que te hace avanzar en el trabajo; si no.... mal vamos.  Pero, si me apetece salir a tomar un café a media mañana, lo hago. Es el único privilegio conocido del autónomo...

Trozz
La soledad ¿la prefieres escogida? ¿Te es necesaria en el trabajo?

El nivel se concentración es básico en cualquier trabajo. No me gustan las interrupciones, por eso me gusta trabajar en un estudio aislado. Hace falta, sí.


Ginés Vicente y Nikolika (nombre que le ha puesto en la misma entrevista)
Los artistas con los que te codeas, ¿son parecidos o hay carateres muy diferentes? ¿Ves un patrón en el mundo plástico?

Eso sí que no lo veo un patrón de comportamiento. La verdad es que hay todo tipo de gente: he conocido desde unas personalidades mezquinas, y muy avaras, hasta ejemplos de la más exquisita humanidad. De todo. Lo de los tópicos es algo muy enraizado en el acervo colectivo con respecto al estereotipo del artista plástico: desde una visión romántica hasta un desprecio evidente. Pero, en realidad, nada uniforme. Terminas encontrando, como se suele decir, cada uno de su padre y de su madre. Supongo que como en todas las profesiones: debe de haber un estereotipo de cómo es un arquitecto, etc. De ahí que compartan rasgos en su personalidad inherentes al tipo de profesión y trabajo que ejercen.  

Pero, si quieres que te diga algo al respecto: me llevo muy bien con todos lo que he conocido. Siempre les he respetado a todos. Y creo que me ven como un "bicho raro" por lo que noto su intriga en cuanto a mi trabajo y a mi personalidad.

¿Crees que el artista debe saber venderse? ¿Ves eso común entre los que conoces con más "éxito"? 

Bodegón CF I
Claro. Todos sabemos que la obra debe ir a mostrarse en los sitios adecuados para que la conozcan los públicos que más la disfrutarán. El sitio, el modo... los pasos oportunos son la clave del éxito de cualquiera de nosotros.

Y, entonces, si hemos comentado que existe mafia y que el éxito es relativo a ella. ¿Queda otra alternativa que no sea caer en ello para ser exitoso?


La verdad es que no. Alternativas hay pocas. Salvo la internacionalización del artista (lo propio cuando hay un poder nacional impuesto que la única forma de evitarlo es irse fuera). Se puede hacer de dos maneras: o utilizando el sistema o saltándoselo e intentar hacer tus ventas directamente vía Londres o Nueva York. Tengo amigos que lo han hecho de las dos maneras. Sobre todo por la vía americana, que es la más efectiva. Te representan bien y buscan clientela privada. No existe tanta corrupción política. El sistema americano es el único que garantiza la libertad de expresión: es impensable imaginarse a Oliver Stone lamiéndole el culo a una ministra de cultura ¿No? Con las artes plásticas igual, pero se entiende con el ejemplo del cine perfectamente. Allí la censura la impone solo el público: si Springsteen fuera europeo se tendría que cortar más con las letras o no llegaría a cuajar muy bien en la industria musical. En fin... cosas del viejo y el nuevo mundo. El primer ministerio de cultura que existió fue idea de un tal Goering en la Alemania de los años 30. Y, después, todos los países sometidos a regímenes fascistas y comunistas lo han continuado como sistema perfecto de control de la producción artística. Es como un sistema subvencionado que se autorregula en todos los ámbitos. Funciona así...

Alien I
A mí me han ofrecido cosas y las he rechazado. Y lo han hecho políticos. Si te metes en eso ya sabes que tienes que tener el pozo cerrado. Se acaba tu libertad de pensamiento. No me extraña que los intelectuales seamos vistos como parásitos cobardes. En realidad, esa percepción por parte del público general, tiene fundadas razones. Porque muchos han formado parte del clientelismo tradicional... La mal llamada cultura (solo en estos casos) que, por cierto, tiene que ver con ese acelerador de partículas también llamado "cultura humana". En fin, bendita humildad la de los científicos. ¡Cómo los admiro! Vanguardia del pensamiento humano...

Hablando de lo humano, en el plano personal, ¿de qué estarás siempre agradecido por haber sido flexible y de qué te arrepentirás siempre?

¿Flexible? Seria una manera de decir sociable. Para eso supongo que hay que tener cierta cantidad de flexibilidad en las ideas que desarrollas en tu hacer diario, que no sean muy cerradas. Eso te limita mucho: la endogamia de ideas...

¿Arrepentirme? La verdad es que de pocas cosas. No soy un hombre que haga daño de una manera deliberada. Ésa es una mala virtud y no la incluyo en mí. Aunque, claro, sí me arrepiento de haber causado algún daño de vez en cuando, sin ser deliberado. Para eso está el mito ese de la conciencia.... casi con una apariencia de realidad tan grande como en otras épocas el mito del alma.

Links:
Facebook: https://www.facebook.com/gines.vicentefernandez
Detalles de su obra y exposiciones: aquí.

Entevista realizada por Carmen Nikol.

carmennikol@gmail.com

lunes, 22 de septiembre de 2014

"La flexibilidad y la internacionalización local"

Entrevista a Mónica Suárez Penoucos.Por Carmen Nikol.


Empresaria proactiva en la zona de la costa alicantina, es Directora de su propia empresa Easy Life, Vice-Presidenta de MEJ (Mujeres Emprendedoras de Jávea, en Alicante) y Presidenta de APAM (Asociación de Profesionales y Amigos de la Música) con la que organiza conciertos, masterclass musicales y el Concurso Internacional de Piano Villa de Xabia.


Presentando AEPA MEETUP
Mónica, de entre todas tus elecciones vitales y profesionales, como mujer empresaria y dinámica, ¿Cuáles son las que han requerido de una mayor flexibilidad y cuáles han exigido una total determinación?

Pues la decisión más drástica, que necesitó de una total determinación, fue dar un giro de 180º a mi vida hace 10 años: marcharme de mi adorada Coruña, dejar un trabajo fijo, alejarme de amigos y seres queridos y seguir mi instinto. Pero soy del parecer de Boccaccio, "vale más actuar exponiéndose a arrepentirse de ello, que arrepentirse de no haber hecho nada".

La de mayor flexibilidad ha sido mucho más reciente: compaginar la puesta en marcha de mi empresa, ser parte de una asociacion de emprendedoras y ser presidenta de una asociación vinculada al mundo del aprendizaje y de la promoción musical. 

Pero es que debemos ser flexibles porque... sin ser flexible ¿cómo puedes disfrutar simultáneamente de tu obligación, de tu devoción y de tu pasión (respectivamente)? Debemos olvidarnos de ser estáticos y descubrir esa flexibilidad, la que nos cuesta creer que tenemos, en pro de disfrutar de nuestra vida plenamente.


Y, siendo lo valiente y activa que eres, ¿Hay algo que te frene y con lo que decidas ser implacablemente intolerante?

Pues con la falta de respeto. Puede parecer algo nimio pero, para mí, es una de las causas o quizá la causa generadora de todos los tipos de violencia que podemos llegar a conocer. Y hablo no solo del respeto hacia los demás (sin importar edad ni sexo), sino también del respeto hacia uno mismo. Cuando uno se respeta, cuando respeta a ese ser que ve reflejado en el espejo cada mañana (aunque a veces recién levantado, pueda ser difícil...), genera una energía que le empuja a respetar a los otros seres: a aquéllos con los que convive (sus mayores, sus hijos, sus amigos, sus vecinos, sus conocidos, sus animales...) y, muy importante, a SUS DESCONOCIDOS también. Pero, cuando no es así, esos "demonios interiores" hacen su aparición y empieza el desastre. Así lo vivo yo y supongo (y confío) que la mayoría sabe verlo con la misma claridad.


Best Secretary of Galicia














En gran parte, tus posibilidades como mujer emprendedora y empresaria han nacido de tu flexibilidad por abrirte a mercados exteriores, por internacionalizar. La localidad en la que lo llevas a cabo, Jávea (Alicante), es muy vinculante en esta circunstancia puesto que allí, y en sus alrededores, se han instalado muchísimos extranjeros. 

Te hago dos preguntas al respecto: ¿Cómo se acerca una española al mercado específico de los servicios para los extranjeros que deseen vivir en nuestro país? Y, en cuanto a la flexibilidad, ¿Qué grandes diferencias ves entre las líneas habituales de estos foráneos y las líneas generales de nuestro hacer habitual?

 
Concierto Giuliano Adorno











  


Esa aproximación a mí no se me hace muy difícil, sobre todo porque parto de la base de que yo misma vengo de una familia de emigrantes gallegos (definitivamente una muy distinta a la alicantina) y de que mi educación estuvo siempre muy vinculada a la importancia que tiene el ser capaz de poder desenvolverte en cualquier circunstancia y en cualquier lugar. Por lo que, tal aproximación se hizo de forma pausada, aprovechando la experiencia adquirida a lo largo de mi vida laboral (en la cual fui detectando lo que la gente buscaba, necesitaba o iba a precisar en un futuro). Para mí, el personalizar el servicio y poderlo ofrecer de forma profesional, han sido los factores determinantes que han permitido que pueda ir creando unos vínculos de confianza con los clientes, quienes (a su vez) se han convertido en mis mejores relaciones públicas.

Jávea, como tú bien indicas, lugar cuya multiculturalidad es más que conocida, era la localización ideal para poder desarrollar mi deseo de trabajar con gente extranjera. Y el concepto de mi empresa, “Easylife”, el que quiero trasmitir, es justamente la capacidad de derribar" barreras, adaptándonos a cualquier situación o imprevisto, por tal de facilitar ese día a día del cliente extranjero, incluso antes de su llegada (trámites, papeleos, esperas, visitas reiteradas….). De hecho, cuando algún cliente potencial me pregunta ¿qué haces?, yo siempre le respondo ¿qué necesitas? y de esa forma llegamos al inicio de una bonita amistad.

Manpower Award Interview















En el tema de la flexibilidad, al igual que para cada persona tiene su concepto en sí, también para cada nacionalidad lo posee. Cuando ellos llegan y consideran que no somos flexibles a la hora de hacer tal o cual cosa, porque “en su país” se hace de forma más flexible, basta que pase el tiempo y poder hacer preguntas concretas para que, incluso, sean ellos mismos los que se den cuenta de que, en otras temas, carecen de la misma. Pero tengo que admitir que me encanta ver, entre clientes tan diversos (no solo por procedencia sino por sexo y edad también), cómo se pueden volver poco a poco más flexibles: simplemente por la proximidad de alguien que ya lo es.


Womenalia














Dictadores, mercenarios de guerra... estos personajes, claro está, no desarrollan una flexibilidad amable. No, por lo menos, para la gente del pueblo. Por ello, debemos pensar que disfrutar de esa flexibilidad con el prójimo depende, en parte, tanto de la proximidad como del interés. Y esto la conduce, en algunos casos, a la conveniencia: si me interesa lo que me sirves, ya me caigas bien como no, siempre será más fácil que te sea flexible (y ahí también entran las prioridades de los dictadores y mercenarios... eso es más común). La admiración, por otra parte, es también una versión de esta circunstancia: si te admiro, seré flexible contigo con mayor facilidad que si no lo hago y, por lo tanto, la empatía y la simpatía también ayudan siempre. Entonces, en tu opinión, ¿Hasta qué punto crees que se usa la flexibilidad en las ventas?

Realmente, ese por el interés te quiero Andrés sigue estando vigente entre ciertos estamentos (especialmente) aunque yo no lo vincularía a la flexibilidad tal como se puede entender hoy en día. Utilizando palabras de una compañera de MEJ, mi amiga Guiomar Ramírez-Montesinos, estamos en un cambio de paradigma, en el cual está desapareciendo ese régimen piramidal por el que nos hemos regido hasta ahora. Ello implica que los cambios en la forma de tratar a los demás, no solo a nivel tecnológico sino también a nivel de confianza y de colaboración, no permitan tanto el egoísmo sino la solidaridad. En el ámbito de las ventas, ya no existe solo el objeto de la compra: el comprador y el vendedor meten en el juego lo que pueda generarse a raíz de esa vinculación. A veces puede ser una la búsqueda de una sensación, de una experiencia; a veces, una relación laboral inesperada; otras veces un cambio de rumbo,... todo es posible y es precisamente ahí dónde radica parte del encanto de ser flexible en el mundo laboral y en las ventas en concreto.

 

Mónica Suárez Penoucos




















Links:

Entrevista realizada por:

carmennikol@gmail.com

     

sábado, 20 de septiembre de 2014

La flexibilidad frente a las modas estéticas y de rol sexual.

En mi opinión, el peor extremo de adaptación estética fue el generado por la cultura china (el "foot binding" o vendaje de pies). Lo digo porque era una tortura impuesta desde la niñez, desde la inocencia y la ignorancia de los intereses de quienes lo recibían impuesto; desde la imposibilidad de tomar decisiones al respecto por esas niñas (cliquear sobre la imagen para ver el corto vídeo-reportaje). Y todo por considerar que así se debía mantener la imagen. Esa imagen deseada por los varones, los mismos que las tomarían por esposas.

https://www.youtube.com/watch?v=gtut9TGzbfk
Vendaje de pies











La estética puede ser tan cruel como querer degenerar en lo que el modelo de turno dictamina. Así ha sido durante siglos. No solo ahora se dan las moldeaciones y modelaciones del cuerpo (la silicona, esponjas, etc): siempre ha habido esclavos/as de esta cultura, bien sea consciente o inconscientemente (caso de las niñas chinas, por ejemplo).

Hoy, el porno es el modo en que se promocionan las nuevas "carnes", los gustos de última generación que, por su parte, han matado lenta o rápidamente a muchos y muchas aspirantes a cumplir con estas modas. Los tatuajes también pueden ser considerados un dilatado modelo estipulado de nuestras piezas de piel. Y, sin duda, éstos no tienen el sentido del "amor de madre" que tan marineramente conocido fue en su origen: el recuerdo perdurable, el no olvido de lo amado. Ya no es sentimiento: es más un sentido estético puro y duro. Aunque haya de todo... pero la moda es así.

Los complejos y las modas pueden ser devastadores. No obstante, existen las fórmulas de suplir lo solicitado por la sociedad en momentos concretos. Por ejemplos: la espuma, los esqueletos de las faldas, los corpiños, los postizos de pelo, las pestañas postizas... o todo lo relativo a las "chicas Gibson" en su momento, por mencionar unos pocos.

Camille, modelo chica Gilmore




















En el espectáculo, y en la misma calle también, uno ve continuamente estas modas y estos remiendos estéticos (también los que vienen del bisturí). A mí me parece de lo más divertido ponerme sujetadores con relleno: una burla a lo que es la demanda y que no deja de ser (en mi caso) más que en un quita y pon. De hecho, las uso con todo el sentido del humor del mundo: si quieren tetas, tendrán esponjas. Lo que siempre se ha conocido como "dar el pego". Una forma sana (sin operaciones) y natural de responder al amor por tu cuerpo y al amor por las contrataciones sin... desventajas. Una burla: lo dicho. Burla extendida a lo largo de casi toda la historia de la moda, por cierto.

Pero, en la vida real, tanto la salud física como la mental deberían de ser nuestras prioridades. Adaptarse a un canon, en cualquier caso, es siempre un riesgo físico y no es garantía de llegar a conseguir lo que se desee, a no ser que sea ser vanidoso o trabajar con ello o ser sumiso de las modas y de las personas que así las desean.

En mi caso, de siempre, cuando algún hombre con el que he comenzado una relación ha tenido ganas de dar su opinión sobre sus modelos estéticos, he tenido dos reacciones principales. Una: búscate una actriz porno (o bien busca alguien que te cubra las expectativas que no soy yo, claramente); y otra: mejor opérate tú porque, ciertamente, te hace más falta (si más no, por ahí arriba, en la materia gris). Nada puede ser más lejano a un cómplice en estos términos.

Sabemos que la perfección no existe y, lo queramos creer o no, sabemos que estamos mejor incentivando el deseo lo máximo posible (dentro de la pareja, algo que no todo el mundo hace, bien sabido es). La dispersión entre lo que sea externo, paradójicamente, lo merma. La frecuencia de uso del deseo, lo que antiguamente permitía disfrutar más el sexo y de la compañía (la admiración de lo que se es y de lo que es el amado o la amada, por dañino que pueda ser -véase la película "Anna Karenina" o léase el libro), también parece que, paradójicamente, lo merma. Lo cual lleva al abandono de las parejas y a la dispersión, nuevamente. Con lo que muchos, y muchas, llegan a la conclusión de que mejor ahorrarse la merma del paso de la frecuencia (de pareja en pareja) y vivir en la merma de la dispersión (porque, según dicen, "en la variedad está el gusto"). La coherencia fluctuante o fija, una opción vital, pues...

Bien,... a mí no me funciona (no sé a Usted). No es fácil para mí creer en ello porque es pobre en posibilidades y en complicidad. Muchos idealistas entenderán a qué me refiero y otros lo verán muy "naïf". La verdadera fuerza que puede tener un cómplice no radica en su estética sino en su mentalidad, en su sino, en su capacidad de desear y de sentirse deseado. ¿Es acaso por eso que los amantes son la mejor opción para muchos y muchas? ¿Es la creencia de esa persona que no tiene realmente complicidad ni prioridad? ¿Es el estancamiento común entre dos personas, hablando de un  nivel sexual (aunque no sea, estancamiento de actos), lo que mejor refleja una "no-paradoja" del deseo? ¿Un yo para ti y tú para mí solo cuando nos vemos? ¿Es eso lo que mejor se acerca a un cómplice? ¿O quizá sea una relación abierta? ¿De veras ha muerto toda posibilidad de disfrutar la complicidad si no hay una misteriosa relación carnal? ¿De veras vamos siguiendo los pasos del Imperio de los "sinsexo" orientales? Tampoco lo creo. ¿Son esas muñecas de silicona perfectamente fabricadas en oriente, y de precios desorbitados, lo que mejor se adapta a la complicidad? ¿O es la confianza en la capacidad propia y del otro (o la otra) en no subestimear el deseo y en desarrollar la complicidad? ¿Se gasta el deseo de tanto usarlo? ¿Siempre? Y ¿Es por eso que vale la pena no usar esa frecuencia? 



El olor de la papaya verde








A veces, me escribe un amigo (muy de vez en en cuando y sin que lo espere) preguntándome sobre la condena que tenemos en el presente (refiriéndose a las relaciones entre hombres y mujeres). Es amigo, solamente. Nada más, aunque sea un cómplice en escrito. Humildemente, me describe la frustración de sus experiencias y sus elecciones: quedarse con una sola mujer para poder estar más tranquilo en cuanto a las garantías de tener sexo y compañía. Pero, que asume que no es lo que necesita: ni él, ni el hombre (en general, exceptuando los de la regla). Por mi parte, no me atrevo a acercarme a qué necesita una mujer: creo que, hoy en día, ese modelo de persona ha cambiado tanto que no hay un general en sus necesidades primarias. Tampoco en las de compañía. La mujer es, hasta para mí, un misterio.

Hay un libro, "Viento del Este, viento del Oeste" (de la Premio Novel Pearl S. Buck) que siempre me ha gustado por cómo refleja lo que una mujer oriental piensa sobre un hombre con el que ha de casarse  (por esa antigua tradición de amañar los matrimonios). Él, que ya ha viajado y disfrutado de la cultura occidental, también tiene la forma de expresarse en el libro mediante la interpretación de ella. No es un libro actual, como puede imaginarse. También hay una película, "El olor de la papaya verde" que me gusta por cómo deja testimonio de una hipotética relación entre dos orientales que se conocen desde niños (ella criada y él "amo"). La cultura con la que he comenzado, la oriental, no exenta de crueldades estéticas, de modas de sumisión, tiene un "algo" que va más allá de la visión oriental del sexo del porno. El rol es diferente, incluso hoy en día, no sé si mejor o peor si bien creo que de, cara a la mujer, es peor todavía, en líneas generales. Aún así, como curiosidad,...

Viento del Este, Viento del Oeste
...en Japón (según un reportaje que vi hace años, creo que en Documentos TV o en un canal de videoclub de ONO), los matrimonios pueden abrirse a tener relaciones sexuales con otros matrimonios: ellas deben cobrar y ellos deben pagar (económicamente, quiero decir), pues eso les honra a ambas partes.Y no revueltos: es decir, ellas irán con hombres casados y ellos con mujeres casadas... pero no a la vez. Esa "libertad" recuerda la diferencia respecto a la versión occidental de ese apertura y, a su vez, recuerda la necesidad de la no "monogamia" y de la preferencia por disfrutar de una sola compañía: es decir, de "regular" al que es el/la acompañante principal del curso de la vida y de los esporádicos escarceos morbosos.

Pues regresando a la cuestión estética, y destacando su componente de entrega al resto (no de disfrutarlo uno mismo solo), habrá que pensar que también hay muchos estilos estéticos, lejanos al patrón de la moda, que los llevan personas que siguen disfrutando de sus vidas compartiéndolas con otros/as en sus diferentes fórmulas, ya sean paradojas o no. Porque, para gustos están los colores, como se suele decir, y para libertad... la de los niños y niñas: que no tengan la presión de entender nuestras preferencias actuales, que no les motiven o les frustren. Y como último recurso de libertad adulta: las manos. Usted me entenderá si le digo que no hay necesidad de sufrir aspavientos ni de violar para disfrutar el sexo y, sobre todo, de permitir la libertad de los demás.

Un verdadero ahorro de energía es el no criticar, ni estéticamente ni particularmente de ningún modo a nadie que no nos dañe. ¡Vive! Pero, sobre todo, no impongas modelos... falta aquí lo que va después en el mismo dicho: "... y deja vivir". Si alguien no es adecuado/a, no hace falta que estén juntos ni que se hagan daño, ni den menosprecios... recordemos esta máxima y sepamos enseñarla, por encima de princesas y príncipes de cuento infantil. Recuerde, antes de embarcarse en una relación, si vale la pena conocerse e intentar enmarcar los acuerdos mutuos (para no faltar al respeto sino que salgan del mismo respeto) y no permitir que las modas le permitan llegar a fallar esos acuerdos. Cuestión de equipos, así que cuidado con el sexo, los patrones y las palabras. Y, si usted no sabe hacer esto, o no le interesa, al menos que su patrón sea benigno (no sea que se le vuelva en contra). Piense... pues pensar es digno. La vanidad, en los cajones traseros. Es enemiga del respeto: y, lo que no quiera para uno, no lo dé. Los valores de antaño. Es tan simple. O...

¿Acaso ya no lo es...?

Incluso si vive usted en el pecado y, como en la película de Woody Allen "Si la cosa funciona",  vive en trío o cuarteto o como bien lo pueda combinar, sea digno de ser buena compañía y no se reduzca a ser carnaza o carne de modas... lo pasará mejor y merecerá más atenciones. O haga lo que quiera y siempre asuma sus consecuencias...

Por Carmen Nikol

Agradecida de que comparta en sus rede y opine en este blog