domingo, 12 de octubre de 2014

"La flexibilidad entre los avances de plataformas sociales de comunicación"

Entrevista a Manuel M. Almeida. Por Carmen Nikol.


Periodista, blogger, consultor de comunicación, cantautor en excedencia, escritor, ecofotógrafo, apasionado del social media y, en general, de todo lo mucho y bueno que ofrece Internet, con especial dedicación al periodismo digital y la Política 2.0. (ver más en http://bio.mmeida.com/perfil/).


Manuel M. Almeida

Si de ti dependiese, ¿Qué costumbres internacionales crees que nos ayudarían en España? 


En general, yo casi lo haría de otro modo. Propondría una costumbre, si es que podemos llamarla así, que debería ser aplicada en todo el planeta: justicia social, entendida ésta como el compromiso de que todas las personas tuviesen garantizado el acceso a los recursos esenciales -educación, sanidad, servicios sociales, empleo, vivienda...- y, en general, a todo lo que establece la Declaración Universal de Derechos Humanos.

La justicia social, su aplicación, requieren de acciones que consideren marcos de flexibilidad y decisiones tajantes respecto a varias cuestiones. De poder aportar tu criterio y colaborar con nuestros legisladores en estas tareas, así como con los políticos en las consideraciones referentes a nuestra Constitución ¿Aportarías un nuevo modelo, un nuevo sistema? ¿Cuál sería el punto de partida? 


Manuel M. Almeida
La justicia social es un concepto que requiere de un compromiso social por parte de todos, pero especialmente por parte de aquellos que, como dices, tienen en su mano la posibilidad de distribuir derechos y riqueza. La política ha de ser la aliada de la sociedad y, especialmente, de las partes más frágiles de ésta y no, como ahora, de los sectores económicos preponderantes. En ese sentido, y si se quiere evitar una fractura social de imprevisibles consecuencias, se impone una profunda reflexión y cambios fundamentales que, por otro lado, lo que exige la ciudadanía.

Como periodista, en tu ejercicio profesional ¿Qué has desarrollado, desde tus orígenes hasta la actualidad, que te ha haya hecho reconocer un aumento de tu flexibilidad, de tu adaptación?


Siempre he sido una persona curiosa, inquieta, nunca me he conformado con lo que sé o lo que tengo. He arriesgado mucho y he obtenido muchas satisfacciones, también fracasos, evidentemente. Pero el fracaso es un peldaño imprescindible para avanzar y mejorar. Quien único no se equivoca es quien jamás lo intenta.

Manuel M. Almeida

De entre los puntales de la comunicación actual ¿Con qué te quedas? ¿Cuál crees que es la tendencia de la evolución de la comunicación y de las fuentes de prensa? ¿Qué crees que dictamina las tendencias más poderosas?


El principal reto de la comunicación en nuestros día es el de lograr un periodismo que dé respuesta por un lado a los desafíos tecnológicos y, por otro, a la calidad y rigor que deben caracterizar a la profesión.

Internet tiene diferentes limitaciones (posiciones de inflexibilidad) en los diferentes países del globo. ¿Consideras que debería estipularse su acceso desde los organismos internacionales por ser un derecho fundamental? 


Claro, hablamos de una herramienta de enorme importancia, la mayor herramienta de comunicación en la historia de la humanidad. La ONU ya considera el acceso a ella como un derecho fundamental y son muchos los países que desarrollan este precepto garantizando los derechos y libertades que representa. Sin embargo, hay también otros muchos que se empeñan en controlarla y asfixiarla. España es hoy, por desgracia, uno de ellos.