jueves, 12 de marzo de 2015

"La flexibilidad en la transformación de la salud y el físico"

Entrevista realizada a Álex Giménez.
Por Carmen Nikol.

Mejor Proyecto Empresarial Español
del 2014 de la Diputación de Valencia

Criado en Thailandia, Corea y Madrid (entre otras ciudades) su residencia oficial, actualmente, está en Valencia (España).

Gracias a sus viajes, ha podido estudiar y aprender de los mejores del mundo (Tony Robbins, Bryan Tracy, Hiromi Shinya, Masaru Emoto, David Perlmutter, Frederic Delavier y un largo etc.) en las áreas que pueden ayudar a transformar la salud y la vida de las personas. Áreas como la Psicología, el Coaching, la Nutrición o el Entrenamiento Personal.

Se centró en el conocimiento de dichas disciplinas y éstas han sido la razón por la que se obsesionó con poder ayudar a las personas a conseguir cambiar aquellas áreas de su vida que no les gustaban. Gracias a estos maestros, Álex aprendió y vio como cientos de personas transformaban su salud y su vida, mientras muchos aún lo creían imposible.

Dado que estos conocimientos no estaban adaptados a la cultura española y a la vida real de nuestro país, comenzó por aplicárselos a sí mismo, a crear un sistema que pudiera ayudar a transformar su salud y la de las personas más allegadas. Y, a su vez, también transformar sus cuerpos (si así lo deseaban). Progresivamente, fue difundiéndolo entre muchas y muchos que quisieron saber más y, hoy en día, es un referente de la transformación personal en nuestro país.


Álex, si hablamos de transformar la persona, claro está que estamos partiendo de un sino de la flexibilidad. ¿Qué tipo de persona te solicita este servicio y cómo se lo planteas?


Tienes razón, Carmen, en que la flexibilidad es importante: cada persona que intenta transformarse tiene que ser capaz de cambiar hábitos de su vida pasada, de cambiarlos por unos nuevos que le lleven hacia un destino más atractivo. Como decía Einstein: "locura es hacer siempre lo mismo y esperar resultados diferentes". Y la verdad es que todas las personas que acuden a mí tienen esa flexibilidad y esas ganas de mejorar. Lo mejor que veo entre ellas es la variedad, pues acuden desde amas de casa hasta madres y padres de familia, deportistas, jóvenes estudiantes, personas de la tercera edad, personas con alguna enfermedad, con sobrepeso así como también mucha gente que no tiene energía ni ese empuje necesario para seguir avanzando en su día a día. Muchos con desórdenes o problemas alimenticios... la verdad es que el abanico de clientes es muy muy amplio y mi objetivo (por lo que cobro) es que todos ellos consigan sus metas y objetivos vitales. ¿Y por qué lo consiguen? Porque tienen flexibilidad y ganas de conseguirlo.


Algunos chicos que eligen a Álex para transformarse,
 junto a él mismo
Si se te acerca una persona joven ¿Qué es lo que consideras que debes incentivar en su cambio?


Lo más importante es que se dé cuenta de que la salud es lo prioritario, mucho más que tener un "cuerpo de revista", ya que la salud nos acompañara durante todos nuestros años y nos empujará a conseguir las metas y objetivos que tengamos en la vida... Si no la cuidamos también puede ser la que nos ralentice y haga que nuestras metas y sueños no se cumplan jamás.


¿Qué importancia tiene -y cómo se suele conseguir- que el cambio de hábitos sea estable y perdurable?


Primero tenemos que tener una idea muy clara, y es que la mente humana no puede tener "huecos vacios". Es decir, la mente no puede tener un hábito y creer que, de repente, vamos a quitárselo dejando un vacío:la mente, inconscientemente, va a llenar ese vacío con cualquier cosa y, a no ser que lo hagamos conscientemente, ese hueco no se rellenará por sí mismo con un hábito positivo. Por desgracia, los malos hábitos son más fáciles de implantar y más placenteros en un plazo inmediato.

Es por esto que mi sistema trabaja los hábitos desde el punto de partida de la “no anulación”; parte de la TRANSFORMACIÓN FLEXIBLE, o sea, transformando un hábito negativo en uno positivo o, al menos, en uno neutro: hay que ser flexible. Lo que no es viable es intentar poner un hábito nuevo y que éste sea un revulsivo, pues ésta es la mejor manera de conseguirlo en 2 veces y no volver a hacerlo jamás. Los hábitos tienen que ser, como decía e insisto, al menos neutros. Claro está que será mucho mejor si son disfrutables.


De izquierda a derecha:
Yolanda Corral (de #HangoutON, Álex y yo misma
en el MBF de este febrero de 2015.
¿Qué margen de flexibilidad respecto a los nuevos hábitos les permites?


Pues siempre depende de la persona, de caso particulara. Pero si tiene los hábitos muy arraigados habrá que ser más flexible y permitirse que cambien más paulatinamente. Y será la persona quien se se dé cuenta, por sus propias sensaciones, la que destaque cómo estos hábitos nuevos están mejorando su salud y su vida, de modo que vaya obteniendo un anclaje que la reforzará, mejorando sus ganas de seguir persiguiendo su objetivo. Buscará la recompensa en un sentido escalar.


¿Qué anécdotas nos puedes contar como especialmente curiosas?



Bueno, la verdad es que hay muchísimas, tantas que no terminaría nunca. Pero me quedo con dos de ellas que son muy simpáticas. Tuve una clienta que quería bajar su colesterol y mejorar su circulación y... no lo estaba consiguiendo. Al preguntarle qué comía y qué cenaba me decía que muy sano y súpernatural. Cuando le dije que me lo especificara su respuesta fue:

“Como pasta (que es natural y es una verdura)... por que la pasta se hace con harina de trigo, el trigo es una planta que crece en el campo y por lo tanto es una verdura y es natural... y a la pasta le pongo nata y queso por que son naturales... y como la nata y el queso vienen de la leche y la leche es muy sana, pues ambos son sanisimos también... y, luego, le pongo bacon frito porque como hay que tomar proteína, y el bacon es carne, pues así ya tengo las proteínas que necesito...”.

O sea, que esta clienta se comía 2 platazos de spaguetti a la carbonara porque son súper sanos. Así que ya sabéis: todos a comer carbonara ¡jeje!

Y otro muy bueno es el de un cliente que me decía que, a veces, le costaba mucho terminarse la merienda. Yo le pregunte que cómo era posible eso si le dije que podía comerse una pieza de fruta e incluso 2... y me dijo que le costaba mucho terminarse la sandía... Imaginaros cómo se me quedó la cara...


Si tú tuvieses que cambiar un hábito de la sociedad ¿Cuál cambiarías?


Uno de los ejemplos de "antes y después"

¿Uno solo? (sin acento, desde que la RAE nos lo impuso). Voy a tener que hablar de 2, uno con origen en el pensamiento y otro en la acción.

El de origen mental es el causante de la infelicidad del 99% de la población mundial y es la creencia militante del "yo no puedo". La gente no consigue las cosas que desea en su vida porque no se permite el intento de conseguirlas. Y no las intenta porque cree que no las conseguirá. Y lo peor es que lo creen antes de ni siquiera haberlo intentado.

Uno de mis grandes Maestros y amigo, Fernando Moreno, siempre decía que los niños de hoy en día no podían volar por culpa de sus madres, porque cuando eran pequeños se subían a la ventana y le gritaban a su madre: "Mami, mírame... que voy a volar". A lo que la madre desesperada respondía que se bajaran corriendo dándoles un chanquete ydiciendo: “Tú no puedes volar, hijo... Como vuelvas a intentar algo así te voy a dar una paliza!”. Cierto es que, mi maestro no dejaría que ningún niño lo intentara tampoco (ni yo dejaría ningún niño a su cuidado ;-p), pero seguro que entendéis lo que quería decir. Desde pequeños los "mayores" nos dicen que tenemos que hacer lo mismo que los niños buenos y que seremos niños malos si hacemos cosas diferentes: si preguntamos mucho, si pintamos donde no toca,... incluso si hablamos de nuestros sueños, etc... Ser "diferentes" nos supone una riña y un castigo. Así que optamos por no hacer nada diferente para ser niños buenos y, de paso, creernos que no podemos hacer nada diferente a la mayoría.


Y el habito físico, como podrás suponer, para mí es necesario un cambio social respecto a la comida basura. Es increíble que cuidemos nuestros coches, que les ponemos la gasolina apropiada, les hagamos revisiones, les cambiemos los filtros, el aceite, los líquidos de frenos, etc... y que, a nosotros mismos, sin embargo, nos metamos la peor gasolina que esta estropeando nuestro cuerpo por dentro y por fuera. La cuestión más preocupante que todos olvidamos es que nuestros "filtros" no se pueden cambiar como los de los coches. Es necesario asumir que cuidar nuestro cuerpo, cuidará el recipiente divino que aloja tu alma y nuestra salud.



Trabajando con el Biotraje
La mejora de la salud ¿Parte siempre de lo terapias médicas o consideras que antes se debería acceder a una terapia alternativa? ¿Cómo se organizan las distintas terapias?


El cuidado de la salud, del cuerpo, tendría que ser en un principio preventivo y no curativo. Cuando estudie en Asia, descubrí algo fascinante: allí las familias tienen un médico de familia, como aquí (sí), y ese médico lo que hace es mantenerlos sanos de un modo muy consciente; solo cobra mientras toda la familia permanece sana, en el momento que alguien enferma, ese médico no vuelve a cobrar hasta que la salud se haya restablecido. Esto se llama “prevención antes de la curación” y es un ejemplo a seguir.


En el mundo occidental es diferente y mi opinión al respecto es simple: si tienes un accidente en bicicleta, por la montaña, y tienes una rotura triple de hueso y aparecen por ejemplo un cirujano, un acupuntor y un maestro de reiki, la prioridad es que opere el cirujano inmediatamente. Pero, después, es importante que te pongas en manos de los otros 2 profesionales.

Teniendo tantos profesionales en todas las áreas de la salud, sería de mente cerrada usar solo un tipo de medicina. La inteligencia humana es tan amplia que sería de locos creer que alguien tiene la verdad absoluta y que el resto son falsos.

Así que, para resumir, os diría que tratéis vuestro cuerpo y salud como a un ser integral. Y que, para ello, lo cuidéis desde todos los planos posibles: tanto el físico como el mental como el espiritual, porque hay salud si existe algún desequilibrio en alguna de esas 3 áreas.

Un consejo para todos de un claro sentido común: si estás contento/a con tu salud y tu vida en general... sigue así; pero, si hay alguna área en la que no estas feliz, toma la responsabilidad y llévate a la acción para cambiarla. Los cambios no vienen solos: hay que salir de tu zona de confort y hacer cosas diferentes... Insisto que, como decía Einstein, “locura es hacer siempre lo mismo y esperar resultados diferentes”.

El "no puedo" o el "es imposible" son la manera de decir que prefieres la comodidad, el "no intentarlo", al sacrificio que sabes que conlleva el "conseguirlo"... (Álex Giménez).


Otro ejemplo de "antes y después"

Links:





Entrevista realizada por:

carmennikol@gmail.com