domingo, 29 de noviembre de 2015

"La Flexibilidad con 'La Más Bonita'"

Entrevista a Óscar Lázaro.


Por Carmen Nikol.


Óscar Lázaro, empresario creativo, diseñador industrial de formación es un hombre emprendedor y proactivo con una gran visión de futuro. Actualmente es copropietario de La Más Bonita junto con su hermana Pilar (publicista) y es jefe de proyectos en El Ático Interiorismo, estudio creado en 2007.



Óscar, revisar tu trayectoria profesional es, realmente, pasearse por un mundo lleno de un magnífico estilo: los restaurantes “La más bonita” (LMBvlc -en La Patacona, Ruzafa y el Chiringuito), su revista anual correspondiente (#LMBmagazine), las decoraciones que llevas a cabo en “El Ático Interiorismo”... 


Es fácil suponer que dependes, en parte, de un trabajo en equipo. Por ello, te pregunto: ¿Cómo tomas las decisiones a la hora de delegar, a la hora de estirar tu brazo hacia otros comandos? 


El Ático Interiorismo

A pesar de que LMB surgió de las ideas y experiencias de sólo dos personas -mi hermana Pilar y yo-, la maquinaria de LMB funciona porque está formada por un equipo muy grande, al que se le suma el de El Ático Interiorismo. Si no, sería imposible dar un buen servicio a tanta gente y a la vez abarcar la cantidad de proyectos que llevamos a cabo.

Delegar cuando todo eso está bajo tu responsabilidad es necesario, pero muy difícil. Siempre piensas que delegar y dejar que algo escape de tu control significa que saldrá mal. Por eso la clave está en rodearte de gente en la que puedas confiar, tan implicada en la empresa como tú; y definir una cadena de mando para que todo el equipo tengan claras sus responsabilidades y, así, minimizar errores.

Teniendo en cuenta que hablamos de nuestro sino en la flexibilidad y de que la clave está en rodearte de gente en la que puedas confiar ¿conoces bien en qué eres flexible en estos términos? ¿O vas desarrollando tus criterios según vas delegando?


Como digo, para mí es difícil delegar. Me gusta estar al tanto de todo lo que sucede en LMB. Desde hace poco se está implantando en LMB un programa de organización, una estructura interna bien definida, para mejorar en términos de calidad y para que Pilar y yo podamos centrarnos en nuevos retos con la tranquilidad de que todo esté controlado. Así que, de momento, estamos en fase de pruebas con el programa y aprendiendo de los errores que vamos detectando.


Una revista es una plataforma óptima para poder contactar con las personas que consideras influyentes o adecuadas. ¿Cómo surge la idea de la vuestra y qué tal os resulta?


Me gusta mucho viajar y conocer sitios de moda allí donde voy: restaurantes nuevos, diferentes, etc. Me fijé, hace tiempo, en que algunos editaban su propia revista con contenidos acordes a los gustos de su clientela. Me atrajo la idea y quise aplicarla en LMB: en nuestro caso entrevistando a gente diferente, que tuviera algo que contar, estilos de vida poco comunes… La verdad es que, desde el primer año, funcionó muy bien y mucha gente nos escribe continuamente para salir en ella. Ahora estamos preparando ya la tercera edición, que seguirá la misma línea, pero además incluirá otros contenidos sorpresa. Aunque habrá que esperar a leerla.

Si te pusiesen en la tesitura de tener que escoger entre uno de tus negocios ¿Serías férreo con la “no pérdida” de ninguno? 

Y, de acceder, por no quedarte otra, ¿qué criterios ponderarían en tu decisión?


Delicias de "La Más Bonita"
Cuando decido embarcarme en un nuevo negocio es porque lo he meditado a fondo, confío plenamente en la idea y apuesto por ella hasta el final.

Me siento así con mis dos facetas: la hostelería y el interiorismo. Y creo que no sería capaz de prescindir de ninguna de ellas.

Pero, en caso de tener que hacerlo, creo que dedicaría mis esfuerzos a encontrar la manera de evitarlo. No soy de los que se rinden fácilmente.


Como empresario joven y emprendedor incesante, ¿crees que existen claves crucialess, a modo de denominador común, a la hora de iniciar negocios? ¿Y a la hora de mantenerlos?


Hay que lanzarse sin miedo, básicamente, pero con la convicción de que cuentas con una idea prometedora. Tienes que saber percibir una carencia, algo que la gente desea que exista y que nadie se lo está proporcionando.

Lo que digo no es nada nuevo y, además, no es fácil descubrir ese vacío, pero ahí reside la clave para iniciar un negocio y que sobreviva con tanta competencia. Mantenerlo depende de lo profundo que cales en tu clientela. Nosotros queríamos crear un espacio donde la gente quisiera ir a disfrutar de una experiencia diferente y que nos eligiera para celebrar y compartir buenos momentos. Nos esforzamos por ello y creemos que se percibe en todo lo que hacemos.

¿Eres flexible con tu horario laboral?


Cuando tienes tu propio negocio es el horario laboral el que es flexible contigo: dilatándose y dilatándose constantemente. La mayoría de los días no te permite dedicar ni un rato a otra cosa. Pero, con el tiempo, he aprendido que es imprescindible marcar en la agenda también momentos para uno mismo. Desconectar ayuda a la empresa, porque al día siguiente te centras con la cabeza despejada en lo verdaderamente importante.

¿Consideras el marco empresarial como un marco democrático? 


Cualquiera puede tener una idea innovadora y apostar por crear un negocio. Por supuesto, hará falta inversores en caso de no disponer uno mismo de medios para empezar, pero eso no es impedimento si la idea merece la pena. Hoy en día hay mucha gente y muchas entidades dispuestas a invertir si se les presenta una oportunidad con proyección. Podría decirse que el marco empresarial sí que está limitado a unos pocos, pero a unos pocos valientes que arriesgan. No hay otro obstáculo.


Tu experiencia en el marco valenciano es muy amplia. ¿Has pensado en desarrollar #LMB más allá de la ciudad de Valencia? De no ser así, ¿qué te aferra a una sola localidad?


Ésa es una pregunta que me hacen a menudo. Parece ser el próximo paso lógico. Es algo que barajamos, como muchas otras cosas. Valencia nos gusta pero sobre todo nos gustó abrir LMB aquí porque era una zona donde no había nada parecido, era una apuesta, y... mira el éxito con que fue acogida la idea. Nos encantaría poder repetir la experiencia en otros lugares.



¿Qué te condujo a la hostelería? ¿Te supuso un punto de inflexión importante o venías preparado para tal proyecto?


Hace unos años tuve un pequeño negocio de hostelería que funcionó muy bien, aunque anteriormente venía del sector industrial, de la rama del diseño. Y mi hermana del mundo de la publicidad. Así que nada que ver ninguno de los dos. En ese negocio empezamos casi de casualidad y además estaba muy acotado, no nos permitía dar rienda suelta a todas las ideas que teníamos. Con el tiempo preferimos apostar por ellas y materializarlas en un concepto nuevo, en LMB.


Y, para terminar, ¿Cuál es ese tubo por el que no pasas -inflexibilidad absoluta-?


Por desgracia, a lo largo de los años conoces a gente que, aun dando todo de tu parte, sólo te aportan experiencias negativas. El tiempo me ha hecho más selectivo, por ahí ya no estoy dispuesto a pasar más. Sólo quiero rodearme de gente que me genere buenas sensaciones, que sea honesta y que su personalidad me aporte, no me prive.













Webpages: 


Entrevista realizada por:


carmennikol@gmail.com